Por David Uriarte

 

Un orgasmo con la mente es una realidad con tintes de fantasía. Sexo tántrico es lo más cercano a un orgasmo sin compañía física. La neurociencia investigó los complejos procesos neurocerebrales de las personas orgásmicas cuya respuesta sólo obedece al pensamiento.

Primero se buscó el mapa erótico del cerebro cuando experimentaba la sensación subjetiva de placer acompañado por una pareja o inducido por la masturbación; después, se revisaron los circuitos cerebrales cuando eran estimulados con imágenes mentales derivadas de experiencias o fantasías, el resultado era idéntico.

Es decir, de alguna manera se puede engañar al cerebro y hacerle creer en la conjugación o convergencia de todos los órganos de los sentidos, principalmente los que inducen de manera individual la respuesta sexual satisfactoria.

El sistema nervioso autónomo es el responsable de la descarga súbita de la energía sexual llamado orgasmo. Una estructura importante del cerebro, el hipotálamo, es el responsable de activar dicha respuesta placentera.

Gracias a los núcleos autónomos simpáticos del hipotálamo que se encuentran en la parte posterolateral, y a las emociones que los activan, la médula de glándula suprarrenal libera una neurohormona que precipita la respuesta sexual orgásmica, no sin antes acelerar el corazón, los pulmones, la presión sanguínea y la tensión muscular.

La evidencia científica revela que las personas sanas tienen una tasa de respuesta mucho mayor que las enfermas, es decir, una persona con bloqueos, traumas o represiones inconscientes, difícilmente activa su respuesta sexual en tanto no supere los conflictos que dan origen a su disfunción sexual.

Reconocer las vías de acceso al placer erótico es el primer paso, después clasificarlas, darles prioridad a las más significativas y envolverlas con los pensamientos fantasiosos o recuerdos placenteros previos, que al ser evocados, inducen al cerebro a experimentar la misma respuesta orgásmica del pasado.

La práctica es el mejor maestro, pero no hay práctica que sirva si la persona esta desconectada de sí misma, o piensa que otro le dará lo que sólo él puede construir; su propio placer sexual.

 

Te recomendamos:

La monogamia es natural, la fidelidad no 

El deseo sexual en la pareja

Razones para cambiar de HÁBITOS