Inicio Salud y Nutrición La nutrición en el recreo no es cosa de juego

La nutrición en el recreo no es cosa de juego

Los 25.7 millones de estudiantes básicos en México comparten al unísono, ya sea por la mañana o por la tarde, 30 minutos para tomar el recreo, un espacio en el que las generaciones más jóvenes se nutren mal y dan pie a la anemia y sobrepeso.

¿Le das un Luch balanceado a tus hijos?

Como un alimento más, el lunch escolar debe ser preparado con balance, sin excederse en grasas o azúcares.
Miriam Bautista, nutrióloga adscrita al Servicio de Gastroenterología y Nutrición del Instituto Nacional de Pediatría (INP), explica que las porciones de los alimentos, incluidos el refrigerio escolar, deben estar en función de la edad, peso, estatura y estado nutricional de cada niño o niña, pero que definitivamente debe contar con las siguientes características.
Completa. Que incluya todos los nutrimentos (carbohidratos, lípidos, proteínas, vitaminas y minerales).
Equilibrada. Que los alimentos consumidos contengan los nutrimentos en una proporción adecuada.
Inocua. Que su consumo habitual y moderado no implique riesgos para la salud, pues deberá estar exenta de microorganismos patógenos, toxinas y contaminantes.
Suficiente. Que cubra las necesidades nutrimentales, de tal manera que niños y niñas crezcan y se desarrollen de manera correcta.
Variada. Que incluya diferentes alimentos de cada grupo en cada comida.
Adecuada. Que esté acorde a los gustos, costumbres y recursos económicos, sin sacrificar las características anteriores.
Atendiendo a estas consideraciones, los refrigerios escolares deben proveer de 15% a 20% de los nutrimentos y energía necesarios entre comidas, cuando el lapso entre estos es de cinco o más horas.